X
<

Suscribite a nuestro Newsletter

Recibí la selección semanal de Pulso Urbano

No, gracias

life style, Viajes

Isla de Campeche, donde la realidad choca contra el paraíso

¿Que ya se terminaron las vacaciones? Eso no impíde que el alma de viajero sienta la necesidad de conocer nuevos horizontes en cualquier momento del año. Sobre todo cuando el destino es la Isla de Campeche, el punto más paradisíaco de Brasil. 1 Esta zona, que funciona como área protegida, está ubicada en Florianópolis y cuenta con lo necesario para pelearle el primer lugar a Tailandia o la Polinesia. 2 Arena blanca y finísima, vegetación tupida y agua cálida y cristalina son sus cartas más fuertes. Pero atención, porque también cuentan con la presencia tan simpática como peligrosa de los coatíes, los mamíferos que copan los patios de comida en las Cataratas del Iguazú. 3 Para llegar hasta esta isla se debe tomar sí o sí un barco. La forma más sencilla es hacerlo desde la playa de Campeche, a cinco minutos de distancia. Pero si querés sentir adrenalina al límite tenés que hacer el trayecto desde Barra da Lagoa. Allí te espera un navío azul lookeado con la trompa de un tiburón que, durante una hora, puede hacerte sentir en el cielo o en el infierno. Es que en la zona de Mole y Joaquina el mar se pone bastante picante. 4 Como toda área protegida, los visitantes deben cumplir algunas normas: no dejar basura, no llevarse recuerdos naturales y sumergirse únicamente en las zonas delimitadas. Esto último se debe a que la pendiente es muy profunda y el suelo bastante blando. 5 Por lo general, las naves llegan a las 10 de la mañana y se retiran a las 15. Tiempo más que suficiente para disfrutar de una experiencia fascinante...

Compartir esta entrada:
Isla de Campeche, donde la realidad choca contra el paraíso Reviewed by on 14/03/2016 .

¿Que ya se terminaron las vacaciones? Eso no impíde que el alma de viajero sienta la necesidad de conocer nuevos horizontes en cualquier momento del año. Sobre todo cuando el destino es la Isla de Campeche, el punto más paradisíaco de Brasil.